Especial Fantasía I. Primera parada: Universo Alia Salazar (Parte II)

by - 22:25


Muy buenas tardes, espero que estén pasando un hermoso día  Yo estoy en medio de una mudanza casi improvisada que me ha surgido desde la nada y es por esto que estoy un poquito a las apuradas publicando y tan tarde a la noche. Es por esto que desde ya el fin de semana estoy un poco ajetreada y sólo tengo tiempo para descansar a estas horas.

Como habrán visto (capaz), ayer mismo les he subido la primera parte de la primera parte (que enroscada soy) del especial de fantasía que voy a estar publicando. Por si no viste la publicación anterior, ésta va a consistir prácticamente de hablar sobre la fantasía de manera teórica y también subjetivamente. Por supuesto voy a recomendar libros, hablar un poco también con lectores y, sobre todo, poder dar a conocer autores indies del género. En la publicación de ayer (que pueden ver aquí) se encontraba la primera parte de la entrevista que le he hecho a la escritora Alia Salazar, autora de la saga El ocaso del Sol. En ella, yo mencionaba que podría publicar la segunda parte de la entrevista en un par de días, pero he decidido publicarla hoy mismo. Por un lado, ya que ella me había comentado (y me hizo recordar por suerte, porque tengo cabeza de pez estos días) que en las últimas preguntas ella mencionaba las fechas en las que su saga en Amazon va a estar disponible con algunas promociones para que todo el mundo lo descargue sin falta. Así que he decidido publicarlo ya mismo así tienen varios días para realizar esta compra en Amazon y aprovechar la oportunidad. Por otro lado, porque, como les comenté más arriba, estoy con unas cuestiones personales y la verdad no sé si voy a estar tan activa en el resto de la semana. Hoy sí sé que pude publicar, pero mañana la verdad no sé qué estaré haciendo. Así que es mejor hacerlo hoy, que no hay más seguridad para uno que eso.


En fin, realmente espero que les guste esta segunda parte de la entrevista tanto como a mí me ha gustado leerla. Y, como les he dicho en la primera publicación, si eres lector asiduo o no del género fantástico y quieres recomendarme una lectura o un autor, puedes hacerlo en la sección de comentarios de esta publicación o la anterior. También puedes comunicarte conmigo escribiendo a mi mail: navegandoentreletrass@hotmail.com Esto lo menciono ya que estoy tratando de conseguir también recomendaciones de lectores para la próxima publicación en la que estaré recomendando muchas obras. Así que siéntanse libres de poder recomendarme con tranquilidad cualquier cosa que se les venga a la cabeza jajaja Ahora sí, la segunda parte de la entrevista 😁



8. En tu propia experiencia, ¿cuáles crees que son los elementos más importantes para crear un mundo fantástico completo?

Saber parar. Si te gustan la historia y la antropología es muy divertido crear civilizaciones ficticias. A mí me encanta, me puedo tirar horas y horas elucubrando. Ejemplos: ¿Qué clase de imperio montarían unas personas con una fortaleza física extrema, casi superhombres? ¿Qué valores tendrían, además de estar tremendamente militarizados? ¿Cómo serían sus monjes? ¿Soldados, a la manera de los sōhei japoneses? ¿Y si los dioses son reales y caminan por la tierra? ¿Y si existe la magia y no es precisamente discreta: puede derribar montañas? ¿Qué poder tendría una casta sacerdotal? (Lo digo ya: inmensa.)

Lo malo es que no te detienes ahí. Es el cuento de nunca acabar: pongamos que te gustan las armas blancas y te trabajas todo el armamento, estudias técnicas de esgrima antigua y te lo pasas pipa. Y luego te interesa la historia del traje, así que te pones a pensar en cómo visten con todo lujo de detalles, teniendo en cuenta el clima y la geografía de cada zona, que también los has mirado y has sacado hasta las corrientes marinas y las placas tectónicas. Y de pronto te llama la atención la heráldica, les haces escudos y las grímpolas para los barcos: las banderitas. Oye, la numismática también está curiosa: creemos los sistemas monetarios. ¿Y los pesos y medidas? ¡Claro, por qué no! Espérate, que esta gente tiene sus propios idiomas: habrá que montarlos, al menos decidir si son sintéticos o analíticos, el orden de elementos de la frase y generar unos cuantos lexemas y morfemas. Y está su literatura, y su filosofía, y su folclore, y su medicina, y su ciencia, y sus eruditos, y... Uf, pero es que aquí tenemos siglos y siglos de historia, su lengua habrá ido cambiando. Vamos a crear cada uno de los idiomas en su época arcaica, clásica y moderna... y en los puntos de contacto habrá que manejar préstamos. ¡Dios mío! ¡Se nos ha olvidado que los personajes comen! ¿Qué comen? Habrá que tener en cuenta el ganado y los cultivos y mirar las fechas de maduración, que puede que estemos en otro mundo, pero los animales parirán y la fruta madurará según el tiempo que haga, no cuando nos dé la gana: hagamos las estaciones, ¿no? Huy, para eso hará falta la eclíptica...
Etcétera.

Tlön, Uqbar, Orbis Tertius. Recomiendo la lectura de ese cuento a todos los que se pongan a hacer world building, aunque no vaya de esto ni por lo más remoto. Es un relato de autoficción densísimo en que aparecen escritores amigos de Borges y a partir de una sola frase descubren textos de un país que no existe, que tiene una literatura fantástica sobre un planeta donde (no) está: los textos son cada vez más y más detallados hasta que encuentran la enciclopedia entera del mundo de Tlön que está escrita... en el idioma de Tlön, que por supuesto está igual de inventado. La realidad se resquebraja: ese mundo fantástico está más ordenado que el real, es más perfecto, y lo va suplantando.

Moraleja: hay que saber parar. Si no, no acabas nunca. Además, lo que salga será ilegible. No aporta absolutamente nada que el Don (una especie de tatuaje mágico muy importante en la saga) mida justo un «coto», y un coto castellano, para más datos: 10,4 cm. Me gustaba más la sonoridad de «jeme», pero eran 12 cm: demasiado grande. ¿Usé esas dos palabrejas? Por supuesto que no. ¿Quién sabe lo que es un coto o un jeme? ¿Y a quién le importa? ¿Qué tal si mide menos de un palmo y todos nos entendemos?

Tienta mucho «volcar» todo lo que has documentado e inventado, que por algo le has dedicado años y años y te sientes un poco idiota si no lo usas. No he juntado el material en un solo Word, pero yo diría que los archivos de construcción del mundo ocupan diez veces más que los libros. ¿Problema? Que es un tostón y solo me divierte a mí. Así que a la papelera: empleas exclusivamente lo necesario. Ahora bien, no considero que sea una pérdida de tiempo contar con miles de páginas de información sobre barcos y haberte hecho tres cursos on-line de navegación a vela para luego sacar cuatro escenas y describir por encima, que si no sería un aburrimiento. La cuestión es que yo conozco muchas más cosas de las que cuento, luego el mundo es infinitamente más real. Aunque no se muestre... se nota.

9. Creo que la gramática (en un sentido completamente general) es importante a la hora de crear un mundo fantástico. Ya sea por la creación de nombres propios o, también, por los idiomas que puede haber en el mundo, entre otros. ¿Cómo ha sido en tu caso el uso del lenguaje?

La lengua son los ladrillos. Sin ellos no puedes levantar la casa. Lo primero que se va a encontrar el lector al abrir el libro es una sintaxis no demasiado sencillita. Esto es un pastiche (no intento ser despectiva: es que lo es): intenta imitar formas de escritura antiguas, pero de forma suavizada, para que sea legible. Tienes, por ejemplo, baile de tiempos verbales como en la épica tradicional. No es tan llamativo como el romance que siempre me gusta poner de ejemplo, donde los verbos parece que van borrachos:
—Yo te agradezco, Abenámar, / aquesa tu cortesía. / ¿Qué castillos son aquellos? / ¡Altos son y relucían! / —El Alhambra era, señor, / y la otra la mezquita, / los otros los Alixares, / labrados a maravilla. / El moro que los labraba / cien doblas ganaba al día, / y el día que no los labra, / otras tantas se perdía.
Locurón. Yo no lo hago tan exagerado, desde luego: la mayor parte de las veces está disimulado, aprovecho cambio de escena y ni te das cuenta... Pero eso está. Empleo tres tipos de diálogo: el habitual con rayas, el incrustado y el estilo indirecto. El estilo indirecto, que es el más normal en textos antiguos, es abrumador si no estás acostumbrado. Es raro, también. Muy raro en fantasía. Curiosamente, sí te lo encuentras en novelas de autores contemporáneos que no se adscriben a géneros: lo que en ciertos círculos un tanto reaccionarios se denomina «literatura seria».

Esto es paulatino; me voy soltando la coleta poco a poco. El primer libro es el más fácil y se va complicando lentamente; cuando empiezas el segundo te encuentras con varios niveles de flashback, y encima encadenados. No es fácil: cuesta. Soy consciente de ello, pero si eres capaz de hacerte al estilo, si no te rindes, si no lo tiras por la ventana porque te resulta insoportable o porque no tienes tiempo ni ganas ni te merece la pena esforzarte en una novelita, encima de fantasía épica, y además de una perfecta desconocida..., si perseveras te va a sorprender muchísimo. Porque el peso que tienen los diálogos (muy escasos) al emplear ese tipo de lenguaje es inmenso. No son muñecos que dicen «eh, tío». Son grandiosos, descomunales... casi mitológicos. O es lo que se intenta, que no soy yo quien tiene que juzgar si lo he conseguido. El libro está en fabla, y no me refiero al altoaragonés sino al lenguaje ficticio que nunca se habló: el idioma arcaizante que se inventaron los románticos y usaron los modernistas cuando querían escribir de la Edad Media. El trabajazo fue que no resultara altisonante, que no diera risa, que no fuera recargado, porque la fabla puede resultar muy cómica: según cómo la emplees. La venganza de don Mendo está en fabla y es humorística. Muchas películas de los Monty Python están traducidas... no al español, sino a fabla. Los cómics de Astérix... también. El grupo Les Luthiers usa fabla continuamente. Es un recurso muy normal en el humor, y yo lo uso en serio. En El ocaso del sol la gente se vosea a la antigua, emplea un vocabulario que no es nada normal, pero los personajes tienen diferentes niveles y pueden ser más o menos educados: también juran y maldicen (en fabla). Y la lucha es que esto resulte natural: que te lo creas. Además, yo no quiero que vayas al diccionario, quiero que lo pilles todo por contexto. Y desde luego, si te acostumbras a la sintaxis y el vocabulario... cobra mucho valor. Todo parece más importante; impacta más. Insisto: es una cosa gradual. Voy subiendo peldaños con el lector, para que se haga a esta forma de narrar. Sí: puede que con los párrafos interminables de varias páginas te entren ganas de lanzarme el libro a la cara, que seguro que me va a hacer daño porque es muuuy pesado xD Pero ese es el tipo de literatura que a mí me interesa, lo siento en el alma. Hay gustos de todos los colores...

Por otro lado, me lo pasé bomba haciendo los glosarios. Es casi un chiste privado: cuando estudié el alfabeto fonético internacional y transcribía para los exámenes, miraba todos los simbolitos extraños... y es que eran tantos... y tan complicados... y había que aprendérselos... y yo los miraba y remiraba y los volvía a mirar y no lo podía evitar: me entraba la risa floja porque me parecían runas de El señor de los anillos. Eso era lengua de Mordor, lo juro. Así que... ¿por qué no? Es divertido y si alguien quiere saber cómo se pronuncian las cosas lo mira. Como está al final no molesta; no es como si lo plantara justo al comienzo para que abandones en la tercera línea. El lector al que le gusten estas cosas, que será un porcentaje muy mínimo de la población, puede entretenerse con todos los huevos de pascua lingüísticos. Solo con el glosario, mirando la etimología de los topónimos, puedes ver hasta dónde se extendía cada imperio en épocas pasadas y qué villas son de nueva planta. Son tonterías, de acuerdo. Por eso solamente las puse ahí, como si fuera un bonus. Hay muchas pistas diseminadas, muchos juegos escondidos. Son libros que se disfrutan más a la segunda lectura, cuando ya no te distrae el interés por saber qué pasará. No me gustan los libros que si te hacen un spoiler ya no merece la pena leerlos... Me gustan las cosas que aguantan tropecientas lecturas, donde cada vez descubres algo nuevo. Me encanta releer.

10. Creo que la Fantasía siempre tuvo su espacio dentro de la literatura del día a día en la historia (a veces más, a veces menos). Pero creo que, desde hace ya un par de años, viene en cuesta arriba gracias a las adaptaciones cinematográficas y televisivas. ¿Qué opinas sobre estas series o películas?

¿La verdad? No he visto Juego de tronos, y admito que tampoco he leído Canción de hielo y fuego. Dejé de leer fantasía épica moderna hace bastantes años; todos los libros me resultaban muy parecidos entre sí. Seguramente me pierda cosas maravillosas y lo sé, pero no estoy nada puesta en lo que se hace ahora. Además, no me suelen gustar las adaptaciones cinematográficas. Después de ver El señor de los anillos de Peter Jackson dejé de releer el libro, y antes caía casi todos los años. Es como si me lo hubieran «contaminado». Las películas optaban (lógicamente) por la espectacularidad y el efectismo. La de animación de los años setenta, que es desastrosa por falta de presupuesto, me parece mucho más interesante que las de Peter Jackson. El momento del espejo de Galadriel es precioso: se puede ver aquí.

Comparemos: la dama élfica majestuosa y delicada, que abre los ojos enormes de la sorpresa, se ríe y se gira, orgullosa y soberbia, con un revuelo de la falda, y pregona que todos la amarán y se desesperarán. Es temible, impone, porque hace breves momentos era una diosa de serenidad suprema..., y de pronto deja caer los hombros y se rinde, y dice esa frase maravillosa, y empequeñece la figura al tiempo. Frente a esto: toda la fanfarria de luces de discoteca, filtros fosforitos, ventiladores que sacuden el pelo y voz ronca de monstruo de la versión de Peter Jackson.
No hay color. Yo, al menos, me quedo, siempre, con lo sutil. Lo efectista te sorprende a la primera; a la segunda te provoca una carcajada. Lo sutil funciona siempre, siempre: a la segunda, a la tercera... eternamente.

11. Muchísimas gracias por todo el tiempo que me has concedido y por la oportunidad que me has dado de conocer tu saga, la cual por supuesto recomiendo muchísimo. Ahora bien, antes de terminar, ¿quieres agregar algo más?

Pues... si no he espantado ya a todos los potenciales lectores, que es algo que se me da de maravilla (venderme se me da fatal), los ahuyentaré ahora.

No voy a decir «léeme; te va a gustar». Seguramente no sea así. Yo no hago publicidad; no sé. No tengo ni siquiera redes sociales. Lo colgué en el portal de Reseñan, Sancho y mandé a algunos blogs con mucha vergüenza. Yo escribo, y ya: nada más. Me dejo la piel escribiendo, pero en cuanto pongo el punto y final... me bloqueo. Soy incapaz de avanzar. Por eso lo he subido a Amazon: ahí está. No pretendo ganar dinero ni hacerme conocida. No pretendo nada: carezco de expectativas. Para empezar, porque soy realista y conozco un poquito el mundo editorial. Para seguir, es que esto no es especialmente «comercial» y nunca va a dar beneficios, así que lo regalo siempre que puedo. No están al precio mínimo porque creo que es quitarle valor al trabajo que llevan; de hecho, creo que deberían estar un poco más caros. Pero... los pongo gratis todas las veces que el sistema me deja; a partir del 16 está en promoción el pack de los dos primeros tomos durante cinco días. Quien lo quiera se lo puede descargar aquí.

Esta política de regalarlo me ha dado algún disgusto y más de una alegría. Te comes un negativo sin tener comentarios positivos y el algoritmo lanza tu libro a las profundidades del averno donde no lo verá nadie nunca jamás hasta que reciba un positivo, pero qué se le va a hacer: la gente se lo baja porque es gratis y ya. Lo abre, lee un rato, le desagrada, le horroriza; por simple estadística, es normal. A mí no me suelen gustar los libros que gustan a la mayoría de la gente, así que me temo que a la mayoría de la gente no deberían gustarle mis libros.

También he tenido sorpresas agradables, como poner gratuita la saga entera y a la semana recibir no solo un comentario positivo, sino ventas de los cuatro en bloque, en el mismo momento: no tengo manera de saberlo, pero eso por fuerza tiene que ser alguien que los ha leído, le han gustado y quiere recompensarlo: los compra aunque ya los tenga. Es bonito. Hace ilusión. Te tomas un café con las ganancias, y piensas que ha habido alguien, en el planeta, a quien le ha gustado lo que haces. Lo agradezco hasta un punto en que me dan ganas de llorar.

En conclusión: es más que posible que lo que yo hago no te guste. Me sorprende de veras cuando le gusta a alguien, me cuesta creerlo, no lo acabo de entender. Pero si te gusta, te puede gustar mucho. Y de verdad.




Espero que les haya gustado muchísimo esta entrevista, a mí me ha encantado todo lo que Alia Salazar nos ha podido expresar a través de sus respuestas. Y ya me he anotado varios autores/obras que menciona porque quiero darles una oportunidad, espero que ustedes también puedan hacer lo mismo y aprovechar realmente las palabras ella. A quien de nuevo le agradezco muchísimo por todo el tiempo que me ha otorgado y toda la paciencia que ha tenido conmigo. Yo voy a seguir molestándola un poquito más porque sigo leyendo sus libros, que me han encantado y que por supuesto recomiendo muchísimo. Así que espero se animen a descargarlos en Amazon, aprovechar la oportunidad y verificar por cuenta propia lo maravillosa que se esta saga. Y si los leen o ya los leyeron podemos fangirlear un poquito juntos jajaja 😂


You May Also Like

6 comentarios

  1. ¡Hola! me ha gustado esta parte de la entrevista, así que como no he leído la otra voy a buscar la entrada xD
    Un beso, me quedo por aquí :)

    ResponderEliminar
  2. Esta segunda tparte es tremenda y yo también estoy de acuerdo con que hay que saber parar jajajaja que de repente nos cargan de cosas y ufff
    Gracias por esta entrada
    un bes💕

    ResponderEliminar
  3. Vaya, me ha encantado la entrevista, me pensaré lo de conocer su pluma jajja la verdad es que con leer sus respuesta suena interesante y me gustaría sumergirme en sus historias.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jazmin!!
    Felicidades por esta gran entrevista, se nota conexión y creo que será interesante leerla en breve, me encanta todo lo que cuenta, gracias
    Cazafantasía🖤

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Ha sido una gran entrevista, me ha encantado. Graciaas por traernosla.

    Nos vamos leyendo.
    ¿Mi Tesoro? Libros

    ResponderEliminar
  6. Acabo de pasarme por la primer parte :) me ha encantado la entrevista. Esperaré la siguiente publicación. Nos leemos

    ResponderEliminar